eliminar las deudas de las tarjetas de crédito

Tarjetas de Crédito, cómo eliminar las deudas

Eliminar las deudas producidas por las tarjetas de crédito

Eliminar las deudas ocasionadas por el mal empleo de las tarjetas de crédito no es algo fácil, ya que depende de la cantidad que se haya solicitado, y el número de plazos de devolución, una cantidad alta supone un número de meses mayor y muchos más cantidad de intereses acumulados.

El problema viene cuando se deja de pagar alguna de las cuotas, que ya inmediatamente suponen un recargo acumulado, además de unos intereses por cada día que se está sin pagar esa cuota o plazo.

Llegados a este punto la solución se torna un poco más complicada, pero todo tiene solución y  en economía también, si en tu caso quieres liquidar la deuda de una tarjeta de crédito y nunca has dejado de pagar ningún plazo es tan simple como comunicarte con la empresa la que has solicitado el crédito e intentar negociar el pago total de la deuda siempre bluehost que ellos renuncien a parte de los intereses, para una empresa de finanzas siempre es mejor un mal acuerdo que la pérdida de un cliente o lo que es peor, una batalla en los tribunales con el consiguiente gasto, otra solución sencilla si la deuda no es muy elevada, sería solicitar un buen crédito rápido  sin intereses en el primer préstamo, que existen en la red,negociar la deuda a la baja, y devolver el crédito  en su fecha justa, consiguiendo así liquidar ambas.

 

El problema es cuando ya existe deuda tanto por las cuotas que quedan sin saldar como por meses que se han quedado sin pagar con su consiguiente recargo e intereses que se acumulan, aquí es necesario dar bien los pasos para no meterse en más problemas, lo primero es consultar a la empresa acreedora cual es el montante total que se debe sumando todo, intentar bien a través de  créditos online, de un préstamo bancario, de algún amigo o familiar , conseguir 3/4 partes del dinero necesario , y forzar mediante negociación  a  la empresa a zanjar a deuda a la baja, puesto que las empresas de finanzas tratarán de evitar confrontaciones judiciales debido al coste de estas, y a que se alargan demasiado en el tiempo.

Cualquiera que sea la forma de afrontar el problema, siempre tendrá que zanjarse la cantidad prestada, y parte de los intereses,pero se pueden intentar evitar recargos e intereses por impago mediante negociación.

Siempre se debe recalcar que solicitar un préstamo no es ningún juego, que se debe afrontar con cautela y no se debe faltar a ningún pago, puesto que los recargos e intereses de demora suelen ser cantidades altas de dinero, que se pueden evitar simplemente dando prioridad en los pagos mensuales a este  tipo de problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *