botox-para-el-sudor-e1437121235513

Acaba con el sudor con el botox

El botox -la toxina botulínica- es famoso por ser el tratamiento perfecto para mejorar el aspecto del rostrorejuvenecerlo sin cirugía.download movie Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales

Sin embargo, además de tener este beneficio tan maravilloso, el botox también tiene otras propiedades que ayudan a mejorar el aspecto físico.

En este caso, hablaremos del uso del botox wholesale jerseys para tratar la hiperhidrosis, es decir, la sudoración excesiva.

Un tratamiento que mejora notablemente la calidad de vida

La hiperhidrosis es un transtorno que afecta a un tres por ciento de la población y puede resultar muy incómodo para aquellos que lo padecen. Imagina no poder ponerte una camisa por las marcas de sudor o no poder dar la mano porque las palmas sudan en exceso, etc.  Sin duda, situaciones que pueden provocar malestar en las personas que las sufren.

 

El tratamiento con botox soluciona este problema y resulta muy sencillo. Esto se consigue realizando infiltraciones en diversos puntos de la zona a tratar, de manera subcutánea. Las zonas en las que wholesale jerseys China se pueden hacer es en las palmas de las manos, las axilas y las plantas de los pies.

Antes de comenzar es necesario aplicar previamente una dosis de anestesia tópica o, según el centro donde vaya a realizarse, también puede aplicarse crianestesia en la parte de las axilas.

Un tratamiento sencillo y eficaz

Cuando el tratamiento con botox se lleva a wholesale baseball jerseys cabo en las wholesale nfl jerseys China palmas de las manos y de los pies, la anestesia es troncular por tratarse de las zonas más sensibles.

Es así de simple, solamente es necesario hacer esas pequeñas infiltraciones para que el problema del paciente quede solucionado y todos los complejos e inseguridades  se queden atrás y la calidad de vida sea mucho mejor.

botox-para-el-sudor-e1437121235513

Una vez realizado el tratamiento con cheap NHL jerseys botox el paciente podrá sin problema continuar con sus actividades normales. Eso sí, hay que advertir que los efectos no son inmediatos, tendrán que pasar entre 4 y 7 días para que la sudoración comience a disminuir, llegando incluso a tardar hasta 15 días como máximo.

La duración de sus efectos está entre 7 y 10 meses dependiendo siempre del metabolismo de cada paciente y pudiendo repetir el tratamiento una vez que haya pasado este tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *